A pesar de que el tema del cansancio crónico y el agotamiento es un problema ineficazmente conocido y no tiene ningún tratamiento adecuado, está creciendo para ser un destacado entre los problemas de salud más primordiales de la edad. La debilidad interminable es la causa de 20% de todos los pacientes que buscan atención médica y está asociada a numerosas otras condiciones médicas comúnmente conocidas. El primero de varios indicios de debilidad crónica es la fatiga recurrente que no puede controlarse y que dura más de medio año, incluso cuando se duerme lo suficiente.

Fatiga

También es una indicación de que algo no va bien en el cuerpo. Puede ser uno de los signos significativos de numerosas enfermedades, por ejemplo, infecciones comunes o problemas emocionales. En muchos escenarios, los signos de fatiga crónica significativa empeoran con más actividades corporales y mentales. Muchas personas comparan el trastorno de debilidad crónica con una enfermedad similar a la gripe que agota su energía para conseguir una cantidad sustancial de tiempo y semanas.

También puede empeorar con una enfermedad viral genuina o con un sistema inmunológico que no funciona bien. A las mujeres se les diagnostica fatiga crónica entre 2 y 4 veces más que a los hombres, pero no está claro si afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres, o si simplemente se lo comunican al médico más que a los hombres.

Fatiga crónica

Se trata de un problema complejo que se caracteriza, como ya se ha dicho, por un agotamiento extraordinario que no desaparece con el descanso y que empeora con un exceso de acción física o psicológica. Se ha descubierto en los estudios que el olvido, la confusión y la falta de concentración son algunos de los signos significativos del síndrome de fatiga crónica. Aparte de eso, las personas que antes estaban sanas y cargadas de energía pueden encontrar una amplia selección de síntomas, como fatiga extraordinaria, dolores de cabeza y cansancio, y además problemas de concentración, y dolor en las articulaciones, los músculos y los tejidos linfáticos.

Conclusión:

Los individuos con este trastorno de agotamiento intenso muestran signos y efectos secundarios como los de las dolencias virales más frecuentes. Los signos de la Fatiga Crónica incluyen un cansancio que se entromete de forma maravillosa en su rutina. Los signos y síntomas del síndrome pueden durar meses o años, a diferencia de los síntomas de la gripe, que suelen desaparecer en un par de días o semanas. El resultado es una restricción sustancial de sus actividades cotidianas.