Israel Brekham MD, farmacólogo y fisiólogo encontró y acuñó el término "adaptógenos". Mientras estaba en el Centro Científico del Lejano Oriente en Vladivostok, URSS, investigó cientos de hierbas diferentes durante casi 50 años y desveló algunos intrigantes secretos de la naturaleza que pueden capacitarle emocional y físicamente.

Comencemos

El Dr. Brekham pensaba que una hierba adaptógena debía tener tres atributos. En primer lugar, tiene que ser no tóxica, segura para las personas y los animales. En segundo lugar, tenía que ayudar al cuerpo a adaptarse al estrés. En tercer lugar, la hierba debía devolver el equilibrio al cuerpo (homeostasis). La primera hierba, el Eleutherococcus (de origen acantho o ginseng siberiano), fue llamada por el Dr. Brekham "el rey de los adaptógenos".

Este antiguo suplemento puede normalizar los sistemas del cuerpo, reduce el estrés provocado por la sobrecarga física y emocional, y aumenta la resistencia y el vigor. La Schizandra Chinensis (vid de magnolia china), según la tradición popular, se utilizaba como tónico general para el cansancio y la fatiga. La Schizandra puede ayudar al cuerpo a mejorar la productividad física y acelerar la recuperación del agotamiento. Podría aumentar la resistencia del cuerpo a las enfermedades.

Es bueno saberlo

Algunos herbolarios de Asia informan de que esta hierba contabiliza las funciones corporales, potencia la recuperación tras una operación, protege contra la radiación, contrarresta los efectos de la glucosa, protege contra el mareo, normaliza el azúcar y la presión sanguínea, reduce el colesterol elevado y mejora la salud de las glándulas suprarrenales. El Rhaponticum Carthamoides (raíz de maral) también se utilizaba en la medicina popular.

Se consideraba que aliviaba la fatiga y la debilidad. Podría trabajar con el cuerpo para aumentar la circulación, la agudeza mental y el rendimiento muscular. ¡Comprende un compuesto llamado 20-Hydroxyecdysone, que podría ayudar a aumentar la producción de proteínas a nivel celular y ayuda a construir el tejido muscular!

  • La Rhodiola Rosea (Raíz Dorada) fue descubierta hace unos 400 años. Según la leyenda, el origen es probable que produzca la estancia feliz, saludable, y les permite vivir mucho, mucho tiempo. Dejando a un lado toda la sabiduría popular, la raíz de oro comprende una amplia gama de elementos nutricionales y podría ayudar a la agudeza mental, a la mejora de la fluidez y a la mejora de la resistencia.
  • La Aralia japonesa (árbol espinoso de Manchuria) puede ayudar a los sistemas digestivo, respiratorio, uninario e intestinal; proporciona una potente actividad resolutiva en algunas membranas internas.
  • La Glycyrrhiza Uralensis (raíz de regaliz de los Urales), según el folclore tibetano, nutre y favorece el funcionamiento de los seis sentidos. Puede estimular la circulación, mejorar el tono de la piel, proteger contra la ansiedad y apoyar el sistema inmunológico.
  • Rosa Majalis; Rosa Cinnamonmea (Rosa de la Canela), que forma parte de la familia de las rosas, también se utilizaba en la antigüedad. Se utilizaba como tónico revitalizante y para fomentar el atractivo físico. Combinada con la raíz de regaliz, esta hierba puede promover el equilibrio de los sistemas del cuerpo y proporcionar protección antioxidante. Tenga en cuenta que estas hierbas son muy beneficiosas por sí mismas.